La Torre del Oro de Sevilla: guardiana almohade del Guadalquivir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
La Torre del Oro de Sevilla

El legado andalusí pervive entre las calles de Sevilla. Sus monumentos te invitan a viajar en el tiempo. Te cuentan su historia. Te convierten en su cómplice. Hay uno que destaca en particular: la Torre del Oro de Sevilla. Emblema de la ciudad y baluarte del legado almohade.

El pasado mes de abril, entre sus muros, quedaron capturados 800 años de historia.

La Torre del Oro de Sevilla es la guardiana almohade del Guadalquivir. Siempre ha velado por la ciudad, en silencio. Fue testigo del devenir de los siglos y el relevo de culturas, de las épocas doradas y también de las más oscuras.

¿Quieres descubrir sus secretos? 

La torre del oro | La Giralda de Sevilla Guías & Tours | Seville Guides & Tours | Sevilla de noche

SU NOMBRE: NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Dice la canción que “Sevilla tiene un color especial”. Lo mismo ocurre con la Torre del Oro. Su nombre original era Bury al-dahab (también conocida como Borg al Azahar y Borg al Azajal). Estos calificativos aludían a su fulgor, semejante al oro, que se reflejaba sobre el agua.

Gracias a una restauración realizada en el año 2005, averiguamos el motivo de su brillo. Se debía a una mezcla de mortero de cal y paja prensada. Estos materiales destellaban al contacto con la luz del sol.

EL CUERPO A CUERPO DE LA TORRE DEL ORO DE SEVILLA

Como buena guardiana, la Torre del Oro divisa la ciudad desde sus 36 metros de altura. Evoca el pasado de Isbiliya, la Sevilla islámica que relucía como capital de Al-Andalus.

Era una torre albarrana; es decir, formaba parte de una muralla defensiva. Tenía como misión acorazar la ciudad frente a sus adversarios cristianos. El recinto amurallado albergaba un conjunto de torres, siendo la Torre del Oro la más próxima al Guadalquivir y la única con silueta de dodecaedro.

En ella, se distinguen tres cuerpos:

El primero se construyó bajo el mandato del califa Abù l-Ulà, entre el 30 de marzo de 1220 y el 24 de febrero de 1221. Tuvo el honor de ser la última gran obra musulmana edificada en Sevilla. El último suspiro almohade. 

El segundo vio la luz cuando Sevilla se había convertido al catolicismo. Pedro I El Cruel lo mandó edificar en el siglo XIV.

El tercero, obra de Sebastián Van der Borcht, se creó en 1760. Desemboca en una cúpula dorada, a juego con su nombre.

La torre del oro de sevilla

HERIDAS QUE LOGRARON CICATRIZAR

El Guadalquivir fue, al mismo tiempo, su lacayo y su villano. Su nombre significa “río grande” en árabe. Precisamente, grandes fueron sus crecidas en el flujo de la historia. Si bien el Guadalquivir le alertaba sobre los intrusos, también le causaba destrozos. De hecho, en el exterior de la torre, hay placas que muestran sus subidas más acentuadas.

En 1755 un feroz terremoto dañó con crueldad a la guardiana almohade. Posteriormente, los revolucionarios destrozaron la muralla y la vendieron por partes en 1868. Por fortuna, la Torre del Oro se salvó. El pueblo hispalense luchó por protegerla, igual que ella los había amparado durante siglos.

Años después, en 1871, el Marqués de Monte Real pretendía aniquilarla. Su pretexto era mejorar la accesibilidad al puente de Triana y agrandar el paseo donde circulaban los coches de caballos. Una vez más, los sevillanos se opusieron. Llegaron a recurrir incluso ante el rey Carlos III. Y la Torre del Oro volvió a salvarse. Su fulgor, con sabor a victoria, brilló más que nunca.

UN TROCITO DE LA TORRE DEL ORO DE SEVILLA VIVE DENTRO DE CANTABRIA

La conquista de Sevilla tuvo lugar en 1248. En esa época, el Guadalquivir poseía una gruesa cadena que impedía el paso.

Los cristianos no cesaban en su empeño de conquistar la ciudad. Enviaron allí a un grupo de marineros cántabros, capitaneados por el almirante Ramón de Bonifaz. Lograron romper la cadena y penetrar en la tierra prohibida. 

Isbiliya se despedía para saludar a una nueva era, una flamante urbe. Así nacería Sevilla.

La Torre del Oro aparece rememorando esta hazaña en el escudo de Avilés y cuatro villas de la costa cántabra (Laredo, Castro Urdiales, Santander y San Vicente de la Barquera). Posteriormente, se incorporó al de Cantabria.

LA TORRE DEL ORO DE SEVILLA EN LA ACTUALIDAD ESTÁ VINCULADA AL PUERTO Y LA NOSTALGIA

A lo largo de su historia ha sido capilla, almacén de pólvora e incluso prisión.

En 1492, más que nunca, siguió ejerciendo su misión como guardiana. Ubicada justo enfrente del Puerto de las Mulas (actual Plaza de Cuba), observaba las embarcaciones repletas de riquezas provenientes del Nuevo Mundo.

A comienzos del siglo XIX, la Compañía de Navegación del Guadalquivir solicitó situar sus oficinas en la torre. Ellos construyeron en Sevilla el primer buque de vapor de España.

En 1931, la Torre del Oro logró el reconocimiento merecido. Fue declarada monumento histórico-artístico.

Desde 1944 es la sede del Museo Marítimo. Actualmente, se puede visitar. Allí se narra la historia naval hispalense, por medio de maquetas, documentos, grabados, cartas náuticas e instrumentos de navegación.

CUANDO EL ORO SE VISTE DE SOMBRAS

Sus atardeceres son capaces de inspirar, de encandilar, de enamorar…

La simbiosis entre los susurros del Guadalquivir y la luz que irradia la Torre del Oro de Sevilla dotan de vida la ciudad cuando muere el día. Luce tan espectacular que más que una guardiana, parece toda una sultana. 

Y tú, deslumbrado por su belleza, te sentirás como un califa que conquista una ciudad inolvidable. Su recuerdo perdurará para siempre. Será tan valioso como el oro.

Te estará vigilando desde el Guadalquivir. Sabe que, aunque te marches, desearás quedarte.

Formas creativas de disfrutar Sevilla de noche
Crédito: Pixabay

¡Quédate! Si quieres conocer esta emblemática torre, así como los barrios históricos del Arenal y Triana, te encantará nuestro tour en bici.

Además, si deseas realizar una visita privada y personalizada de la Torre del Oro de Sevilla, contáctanos. Te organizamos un tour a tu medida.

Autor | Ana Isabel Rodriguez 

Imágenes | Sevilla Guías, W. Commons


No olvides suscribirte a la newsletter de Guías & Tours y recibirás más artículos como este sobre Sevilla, Bruselas y Ámsterdam.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Amsterdam Guías & Tours
  • Finalidad: Responder a tus comentarios.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en booking@sevillaguias.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.

Suscríbete a nuestra Newsletter

  • Responsable: Amsterdam Guías & Tours
  • Finalidad: enviarte notificaciones por email con noticias, ofertas y consejos.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado (es decir, usted), al enviar el formulario.
  • Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en booking@sevillaguias.es, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
  • Información adicional: En nuestra política de privacidad encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de su información personal. Incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.